Junto con la primavera, llega también la temporada de nuevos comienzos y, en ocasiones, la de un nuevo hogar. Todos sabemos que mudarse puede ser un poco estresante: el embalaje, las cajas, los dolores de espalda. Por otro lado, cambiarse hacia un nuevo lugar, ya sea una casa, un departamento o un dormitorio compartido, nos representa una instancia ideal para establecer nuevos hábitos de vida sustentables y de tener más consciencia de nuestra salud, de las decisiones que tomamos en nuestros entorno e impacto global en el planeta. Pequeños cambios pueden producir un gran impacto. Así es cómo:

 

Cocina

La cocina nos ofrece algunas excelentes oportunidades para ser conscientes, especialmente cuando se trata de comer y comprar comida localmente. Según el Centro de Sistemas Sustentables de la Universidad de Michigan, “comer todos los alimentos cultivados localmente durante un año podría ahorrar el equivalente de GEI [gases de efecto invernadero] de conducir 1.600 kms.”. Además, los alimentos locales, al recolectarse más próximamente, son superiores en cuanto dulzor y madurez. Ñami

Para comer más estacionalmente, compre sus productos en las ferias cercanas. Muchas ciudades tienen estas ferias durante todo el año, y la alimentación estacional, en realidad, le ahorra dinero porque está comprando alimentos en el momento en que su oferta es mayor, por lo que es más barato cosechar y distribuir. Si es un estudiante universitario de afuera o alguien nuevo en la ciudad, el comprar en las ferias es también una excelente manera de conectarlo con su nueva comunidad. No olvide andar trayendo sus bolsas reutilizables.

 

Aquí les presentamos nuevas e inspiradoras ideas saludables y sustentables para su nueva cocina:

  • Prefiera botellas de agua sin BPA.
  • Limpie las superficies nuevas de la cocina con un limpiador de superficies de base biológica.
  • Utilice servilletas de género que puedan lavarse y reutilizarse.
  • Remoje los platos sucios con lava lozas de base biológica en lugar de repasarlos al momento de enjuagarlos y así ahorra agua.
  • Invierta en electrodomésticos de menor consumo eléctrico, de ser posible.

 

Living & Dormitorio

Nada revitaliza o personaliza a su nuevo living o dormitorio como una capa de pintura. Escoja una pintura con bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles (VOC) para minimizar su exposición a productos químicos de preocupación que pueden estar presentes en la pintura tradicional, incluidos muchos que han sido relacionados con efectos negativos para la salud.

De ser posible, modernice sus ventanas, y de esta manera mejorará la eficiencia energética, e incluso ahorrará dinero. Considere también adquirir un termostato programable, el que es más amable con el planeta y, además, le devuelve dinero a su billetera.

Un termostato programado 4-6 grados C° más frío que lo normal durante ocho horas al día (pruébelo mientras duerme o cuando su casa esté vacía), puede ahorrarle hasta un 10% en sus costos de calefacción y refrigeración. Muchas empresas en Estados Unidos, incluida Seventh Generation, dan su respaldo a la inversión ecológica y de ahorro de energía, y benefician a sus empleados con devoluciones o reembolsos.

Si comparte su espacio habitable con otras personas, intente mantener un aerosol desinfectante botánico a mano para una rápida limpieza.

Para finalizar, traiga a su hogar algo de la naturaleza. Las plantas no solo iluminan los ambientes, sino que muchas de ellas incluso podrían beneficiar su salud. Por ejemplo, según una investigación realizada por la NASA, las Malamadres y las Cunas de Moisés pueden mejorar la calidad del aire interior ayudando a filtrar las toxinas del aire. Otra buena opción son los helechos que ayudan a elevar la humedad interior y la lavanda, por su aroma agradable y propiedades calmantes.

 

Consejos saludables y sustentables adicionales para estas áreas del hogar:

  • Instale nuevos filtros de aire cuando se mude y lleve un registro para recordar cuándo cambiarlos.
  • Use alargadores múltiples inteligentes.
  • Cámbiese a ampolletas LED de larga duración.
  • Invierta en cortinas aislantes que ahorren energía y así contribuir a atrapar el calor durante los meses más fríos o bloquear la luz solar en verano.

 

Baño & Logia:

¿Sabía que el 47% del consumo total de agua de una familia promedio ocurre en el baño? Y de acuerdo con la EPA, casi el 30% de esa agua va directamente al inodoro, literalmente. Si va a cambiar sus artefactos, disminuya la pérdida de agua instalando un inodoro de alta eficiencia, que usa solo 5 litros por descarga, mucho menos que la mayoría de los inodoros antiguos que pueden llegar a usar hasta 18 o 22 litros por descarga.

Una forma aún más fácil de ahorrar agua es cambiar su ducha existente por una con mango que utilice menos litros de agua por minuto.

Ya sea que lave la ropa en su casa, en el lugar que comparte o en la lavandería común, busque un detergente con ingredientes de base vegetal para eliminar las manchas difíciles. Considere además el uso de detergentes concentrados, que vienen en envases más pequeños, por lo que se emplea menos plástico en su producción. Intente realizar únicamente cargas grandes y  lavar su ropa con agua fría.

La mayor parte de la energía utilizada para lavar la ropa se utiliza para calentar el agua, pero muchos detergentes para ropa a base de plantas también funcionan bien en agua fría. Si vive en un lugar compartido, póngase de acuerdo con los demás y comience una revolución del agua fría.

Cuando utilice la secadora de ropa, recuerde limpiar el filtro de pelusas para maximizar su efectividad, o bien, considere secar parte de su ropa al aire, en un tendedero o colgada en cuerda.

Diviértase explorando estas y otras formas de hacer que su nuevo hogar sea saludable y sustentable. Pensar en algunos de estos novedosos y prácticos hábitos hará que su mudanza sea más gratificante, y recuerde, incluso pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia para nuestra generación y las siguientes.

 

logo seventh generation

Contamos historias con el objetivo de producir una revolución en el consumidor que nutra la salud de las próximas siete generaciones y más allá todavía.