Junio 12, 2015

 

Convertirse en madre puede ser tan intimidante como emocionante. A medida que comienza a acostumbrarse a su nuevo bebé y encontrar algo de tiempo para hacer algunas cosas, las tareas cotidianas pueden llegar a ser un desafío, y la mayoría de las veces pedir ayuda es igual de difícil.

¿Quiere ayudar a sus amigas que han sido madres hace poco o a aquellas que pronto lo serán?

Ofrézcase a hacer algunos de sus trámites: salir de casa con un bebé recién nacido es difícil. Todo le irá a servir, ya sea que ayude con la lista del supermercado, ir a buscar alguna comida o pasar por la farmacia.

Permita que se tome un respiro y que se relaje: ofrecerse a cuidar a los niños, incluso si es solo durante la hora de la siesta o el baño, puede marcar la diferencia. ¿Hermanos mayores en la casa? Ofrézcase a llevarlos al cine o al parque por la tarde.

Traiga comida (¡para dos!): Mantener bien surtidos el refrigerador y el freezer significa menos tiempo preocupándose de qué preparar o de quedarse sin comida.

Muffins de Cheddar de Manzana y Arándanos: Estos quequitos son ideales como colación en las noches mientras se da de comer al bebe, además de ser excelentes cuando a mamá le apetece abrir una caja de muffins caseros por las mañanas.

Macarrones y Queso con Zapallo: Uno de los aspectos importantes a considerar cuando lleve comida a una mamá reciente que está amamantando es evitar los platos excesivamente condimentados, ¡pero eso no significa que sean desabridos! Este plato tiene el atractivo de la comida sencilla de todos los días, pero con un toque especial.

Ensalada de porotos verdes, tomates cherry y queso cheddar: muchas madres encuentran que algunas de sus verduras favoritas (como el brócoli, la coliflor, los pimientos) no son muy compatibles con el bebé en los primeros días de la lactancia, pero eso no significa que no quiera verduras con su comida. Complete este acompañamiento con un pollo asado y tendrá una comida completa para que toda la familia la disfrute.

Esté allí para escuchar. En lugar de ofrecer consejos (de los que seguramente ya ha escuchado más que muchos), siéntase y deje que procese su tiempo como nueva madre. Participe del momento y hágale saber que no solo la escucha, sino que comprende. Algunas veces, una pequeña compañía es el mejor remedio.

Vaya a verla para ayudarla a limpiar: Reconozcámoslo: cuando se trata de limpiar, siempre una ayuda será bienvenida. Lavar la ropa y los platos se vuelve mucho más difícil cuando tienes a un pequeño que ocupa la mayor parte de tu tiempo y energía. ¡Dale el regalo de la limpieza!

logo seventh generation

Contamos historias con el objetivo de producir una revolución en el consumidor que nutra la salud de las próximas siete generaciones y más allá todavía.